Homeschooling Thru High School
Usted puede Prepárense Los 4 Años Pos Secundaria Recursos Preguntas

La preparación para la universidad

Nota: Para revisar recursos e información comprensivos que son de ayuda para enseñar a los adolescentes, lea el sitio de escuela secundaria.

Introducción
Juntamente con el crecimiento del número de estudiantes que se han graduado de escuelas en casa, ha crecido el número de estudiantes que están buscando ser admitidos a la universidad. Los requisitos para poder entrar a la universidad frecuentemente sorprenden a las familias. El propósito de este informe es ayudar a las familias a que entiendan y se preparen para el proceso de admisión a la universidad. Al preparar a sus hijos, mantenga en mente lo siguiente.

(1) Cada universidad es diferente. Podemos describir de manera general las posibles expectativas de las universidades, pero en el proceso de informarse, usted descubrirá que el proceso de solicitar admisión varía de institución a institución. Por ejemplo, una universidad podría requerir que los estudiantes que aprenden en casa provean los expedientes académicos que han otorgado los padres, los punteos del examen SAT, los punteos del SAT II, los punteos del examen ACT o más de una de estas cosas mencionadas. Algunas instituciones hasta tienen sus propios exámenes de entrada. Ya que pocas universidades requieren que los estudiantes que estudiaron en casa tengan un punteo de GED, generalmente no se recomienda que el estudiante tome este examen. Sin embargo, si la universidad requiere este punteo, usted puede pedir que eximan al estudiante de este requisito.
 
(2)Las universidades a menudo requieren que los estudiantes que aprenden en casa cumplan con requisitos que no les exigen a los estudiantes de las escuelas públicas. Aunque los estudiantes que aprenden en casa tienden a ser estudiantes excelentes que califican para ser admitidos, sus expedientes académicos de la escuela secundaria usualmente no son acreditados por una agencia. Para mantener su posición con sus propias agencias de acreditación, algunas universidades creen que deben imponer requisitos adicionales para los estudiantes que aprenden en casa. Sin embargo, en años recientes, más y más universidades están aceptando, sin reservas, los expedientes académicos que los padres han elaborado bien y preparado con exactitud.

Cómo diseñar un programa de cuatro años para la escuela secundaria

La preparación para la universidad debe iniciar cuando el estudiante inicia la escuela secundaria (alrededor de la edad de 13 años). Revisemos brevemente lo que hacen las escuelas secundarias tradicionales y lo que las universidades están acostumbradas a ver en las solicitudes. A continuación encontrará un ejemplo típico de los cursos que la mayoría de escuelas públicas requieren de un estudiante que se estará graduando de la secundaria y que tiene planes de estudiar en la universidad. Existen cinco áreas primordiales de materias académicas: idioma inglés, matemáticas, historia/estudios sociales, ciencias naturales e idioma extranjero. Los cursos optativos requieren menos trabajo que los cursos básicos académicos y usualmente se les otorgan medio crédito o un cuarto de crédito, dependiendo de las horas que registren. (La manera de evaluar las horas para cada crédito se describe abajo). Aunque el plan de 4 años para la escuela secundaria varía de estado a estado, el plan usualmente se parece al siguiente:

Programa general de 4 años para la preparación para la universidad

Materia Crédito sugerido Posibles cursos
Inglés 4 créditos composición, literatura americana, literatura mundial, literatura británica, retórica, escritura creativa, oratoria, periodismo, etc. Considere los cursos AP
Matemáticas 4 créditos algebra 1 y 2, geometría, trigonometría, precálculo, cálculo, cálculo AP2
Historia 3-4 créditos cursos esenciales: historia mundial, historia americana, gobierno de los Estados Unidos. También considere: economía, geografía, ley constitucional y cursos AP
Ciencias naturales 2-4 créditos ciencia física, ciencia general, ciencia terrestre, biología, química, física. Considere cursos AP
Idioma extranjero 2-4 créditos francés, español, latín, alemán, ruso, etc. (se prefiere que el estudiante tome al menos dos años del mismo idioma)
Educación física 1-2 créditos educación física; existen muchas opciones
Bellas artes 1-2 créditos arte, música, drama, fotografía, etc.
Cursos optativos 4 créditos artes prácticas, habilidades para la vida, conocimientos informáticos, Biblia, historia de la iglesia, etc.

Número total de créditos: 24-28 créditos

Note que la ley no requiere que los estudiantes que aprenden en casa sigan esta lista durante los años de escuela secundaria. Este bosquejo se provee únicamente para que los padres tengan un punto de referencia. Al ser un instructor en su escuela en casa, usted tiene mucha flexibilidad, pudiendo evaluar las necesidades y habilidades de su estudiante y seleccionar un curso de estudio apropiado. Sin embargo, la mayor parte de las universidades que requieren un expediente académico estará esperando recibir un expediente que siga estos lineamientos generales.

Si usted inicia con el estudio en casa cuando su estudiante ya está en la escuela secundaria, probablemente tendrá que enfocarse más en el área académica que los estudiantes que han estudiado en casa por la mayor parte de sus vidas. Debido a que el método tiende a permitir que los estudiantes cubran más material en menos tiempo, los estudiantes que aprenden en casa frecuentemente están preparados para trabajar al nivel universitario antes de que alcancen el grado 12. Por tanto, evalúe cuidadosamente a su propio estudiante para determinar cuánta educación de escuela secundaria necesitará y cuáles cursos serán de beneficio para él. Manténgase al tanto de los cursos que serán beneficiosos para su carrera universitaria.

Examinemos con más cercanía lo que un plan de cuatro años representa en términos de horas, semanas y años de instrucción para un curso. Si usted tiene planes de preparar un expediente académico para utilizarlo en una solicitud para una universidad, el expediente debe ser correcto, exacto y conformarse generalmente, en contenido educativo, a un plan de cuatro años.

Cada curso de un año representa un crédito hacia la graduación. Los requisitos de la escuela pública varían de estado a estado; aunque la norma es 21-23 créditos, se recomienda que el estudiante tenga un mínimo de 24 créditos.

Si usted sabe a cuál universidad quiere asistir su hijo, usted debe pedir el catálogo de esa universidad y notar los requisitos de admisión. Mantenga en mente que las universidades usualmente anotan los requisitos mínimos de la escuela secundaria en sus catálogos o en sus sitios de Internet; sin embargo, las universidades usualmente admiten a estudiantes que exceden el mínimo requerido.

Si, por el momento, su hijo no sabe si asistirá a la universidad, aun así, su programa debe ser muy comprensivo porque su estudiante no estará recibiendo educación formal adicional. Las preguntas a considerar en este caso son: ¿Está el estudiante listo, académicamente, para llevar una vida de adulto? ¿Está el estudiante equipado para seguir con una carrera universitaria si desea hacerlo en el futuro?

Lineamientos para calificar

Generalmente, un crédito es el equivalente a un año o 36 semanas de 50 minutos diarios por cada materia. Esto a veces se conoce como un “Carnegie unit”. La suma de todos los cursos llega a ser un poco más de cuatro horas semanales por materia o 150 horas al año. Las investigaciones sobre las escuelas públicas revelan que, debido a varios factores, el tiempo que los estudiantes en las escuelas invierten en lo académico realmente es la mitad, o menos, del tiempo que invierten los que aprenden en casa.

Al copilar su lista de cursos, usted debe asegurarse de tomar en cuenta los cursos no tradicionales. Los padres pueden adaptar estos cursos para cumplir fácilmente los requisitos de las universidades. La flexibilidad del estudio en el hogar permite un rango de cursos mucho más amplio de lo que usualmente ofrecen las escuelas. Las escuelas en casa no se limitan únicamente a la enseñanza que proveen las escuelas públicas. Las universidades reciben solicitudes de todo el mundo y usualmente no es causa de confusión para ellos ver cursos que serían inusuales en las escuelas públicas.

Pensemos, como un ejemplo, que usted decide enseñar un curso de nutrición. Para cumplir con los requisitos de la escuela secundaria, este curso puede cumplir requisitos de salud, de ciencias naturales o de cursos optativos, dependiendo del área en la cual necesite créditos. Recuerde incluir seminarios, discursos, tures, excursiones y vacaciones al copilar las horas de curso. Aunque estas actividades, por sí solas, no se puedan contar como una materia, pueden combinarse con otros estudios para formar un curso.

Sienta la libertad de crear el nombre de su curso de tal manera que describa su contenido. Por ejemplo, un curso de “Temas contemporáneos de la moralidad” puede cumplir los requisitos de un curso de estudios sociales. Este curso puede incluir investigaciones sobre temas contemporáneos de la moralidad como el aborto, el control de armas, la libertad religiosa, la eutanasia o el estudio en el hogar. El estudiante luego tomaría una posición y escribiría un ensayo documentado y un informe sobre cada tema. Una serie de tales informes cubriría un curso completo. Podría incluir una entrevista con un doctor médico o un abogado como parte de las investigaciones del tema.

Solo su creatividad limita sus opciones. Estos cursos ayudarán más al estudiante a prepararse para la universidad que la preparación que recibiría un estudiante si sencillamente utilizara un libro de texto, y memorizara y recitara hechos para un examen. Los libros de texto tienen su lugar, pero usted no necesita estar limitado exclusivamente al uso de un libro de texto. La mayoría de los jóvenes descubren que disfrutan más el aprendizaje si utilizan los libros de texto como un trampolín para lanzarse a otros recursos para aprender. Sin embargo, recuerde que no debe contar el tiempo que pasa en una actividad como el trabajo de dos créditos distintos. Las actividades se pueden dividir pero no se pueden contar dos veces.

Los siguientes son algunos ejemplos de cursos no tradicionales que han utilizado los estudiantes que aprenden en casa.

Cursos académicos Cursos optativos
• Nutrición • Instituto de principios básicos para la vida
• Oratoria • Seminario de ciencias de “De Regreso a Génesis”
• Lenguaje de señas • Programas de parques estatales o nacionales
• Retórica y expresión • La justicia del antiguo testamento
• Lingüística • Clínica de moda
• Poesía • Lecciones de música
• Escritura creativa • Campamentos deportivos (también educación física)
• Literatura rusa • Caligrafía
• Obras de teatro y sonetos de Shakespeare • Programas y discursos de astronomía (puede ser un suplemento a un curso académico)

También puede considerar utilizar los estudios de unidades para algunos cursos. El estudio de unidades es un método de enseñanza en el cual un incidente o un tema específico como la Guerra de Irak se utiliza como un trampolín para lanzarse al estudio del Oriente Medio, bajo temas específicos como la geografía, la religión, la historia, la cultura, la música, etc. Un terremoto en Japón puede poner en marcha un grupo de estudios como la geología, la geografía, oceanografía, sismología, etc. Los mini estudios no necesariamente abarcan un curso completo pero, con el tiempo, se pueden unir. Varias categorías de estos estudios se deben registrar en un diario o en otro registro. En un período de varios años, las horas necesarias para otorgar las unidades serán evaluadas y registradas en un expediente académico.

Su expediente también puede incluir las actividades como las prácticas, los aprendizajes, la participación en el debate, e incluso un curso de desarrollo de carrera. Para que estos cursos cuenten como créditos, deben tener un valor educativo que sea específico, que se pueda evaluar objetivamente, y al cual se le pueda dar una calificación final. También se pueden incluir cursos menores como cursos de medio crédito (20 semanas) o cursos de un cuarto de crédito (10 semanas). Estos típicamente son cursos electivos, y no requeridos, que el estudiante escoge para suplementar y enriquecer su educación.

No se puede enfatizar suficientemente la importancia de guardar registros, lo cual es el ingrediente primordial para poder copilar un expediente académico para la universidad. A un miembro del departamento de admisiones de la Universidad de Harvard se le preguntó qué buscaba el departamento en una solicitud; él respondió “algo diferente”. Usted puede elaborar un expediente académico impresionante, si se expande más allá de los cursos que ofrecen las escuelas convencionales.

Preparando los registros de un expediente académico para entrar a la universidad

Los directores de admisión a la universidad tienen que repasar cientos, y a veces miles, de expedientes académicos. Su expediente debe estar diseñado de tal manera que los directores puedan leer y entender el expediente con facilidad. Usted puede crear su propio expediente utilizando la siguiente información.

1. Su registro debe incluir la información sobre los grados 9-12. A veces se toman cursos en grados anteriores que cuentan hacia la graduación de la escuela secundaria, como, por ejemplo, los cursos de idioma o de matemáticas. Estos se pueden incluir a la discreción de los padres. Algunos cursos se pueden iniciar en el grado 8 y ser completados en el 9. Estos serían incluidos en los registros del grado 9. Mantenga en mente que para poder recibir un crédito, los libros de texto que se utilizan deben ser apropiados para el nivel de escuela secundaria. Mantenga en mente también que aunque algunos cursos de escuela secundaria se estudien en el grado 8, es buena idea continuar tomando cursos académicos sólidos hasta el grado 12, ya que a las universidades no les gusta ver que los estudiantes tomen cursos fáciles o ligeros en el último año. Si su hijo toma algunos cursos de escuela secundaria en el grado 8, continúe asignando cursos más avanzados cada año, incluyendo en el último año. Algunas universidades podrían tener dudas en cuanto a aceptar cursos que tienen un crédito de escuela secundaria, pero que fueron estudiados antes del grado 8.
2. Su expediente académico debe indicar el nivel del grado de cada curso. El padre puede determinar el nivel a su discreción. Al inicio de cada curso, determine el método de evaluación que usted utilizará. Se pueden utilizar exámenes, cuestionarios, escritos, etc. para evaluar.
3. Se debe incluir la experiencia de trabajo o de trabajo-estudio, las prácticas y los aprendizajes, y una descripción del trabajo. La información se debe incluir de manera completa y breve. Esta información usualmente se adjunta, en una hoja distinta, al expediente académico.
4. Una hoja adicional de papel se debe adjuntar, en la cual se describen de manera breve los cursos no tradicionales. Por ejemplo, el curso de lingüística se puede explicar en una o dos oraciones breves.
5. Su expediente académico debe indicar los créditos que se han ganado:
9 semanas = ¼ crédito
18 semanas = ½ crédito
36 semanas = 1 crédito
6. Su registro puede indicar las calificaciones y la escala de calificación. Por ejemplo:
A = 92-100     B = 84-91
C = 76-83     D = 67-75




Usted puede determinar cuál será el sistema de punteos de la escala que utilizará, pero asegúrese de incluir esta información. Utilice, consistentemente, una sola escala para todos los cursos en el expediente.

7. Indique el punteo promedio de calificaciones (Grade Point Average o GPA). Esto usualmente se calcula con los siguientes números: A = 4 puntos; B = 3 puntos; C = 2 puntos; D = 1 punto.
Para calcular un GPA, sencillamente convierta cada calificación en una letra que equivale a los puntos de calidad. Luego, haga la suma de los puntos de calidad, y divida la suma por el número total de créditos.

Por ejemplo:

Inglés 1 crédito A 4.0
Algebra 1 1 crédito B 3.0
Ciencia física 1 crédito B 3.0
Español 1 1 crédito B 3.0
Historia mundial 1 crédito A 4.0
Historia del arte 1 crédito B 3.0
Total 6 créditos   20.0
       
Total de puntos de calidad (20), dividido por número de créditos (6) = 3.33 GPA

El GPA anual y el GPA general, para los 4 años de secundaria también se deben calcular.
Por ejemplo:

Grado 9: 3.0
Grado 10: 3.4
Grado 11: 3.2
Grado 12: 3.6

GPA cumulativo: 3.3
Se llegó a ese número sumando 3.0 + 3.4 + 3.2 + 3.6 = 13.2
13.2÷4 = 3.3
(Este método únicamente funciona si el estudiante toma el mismo número de créditos cada año. Si el número de créditos varía cada año, se debe utilizar un promedio ponderado).

8. Su expediente académico debe incluir la fecha de graduación. Las universidades quieren saber cuándo el estudiante completó sus estudios.
9. Su expediente académico puede incluir los punteos de los exámenes de admisión a la universidad (SAT, ACT); sin embargo, la mayoría de universidades piden que el servicio de exámenes envíe los resultados directamente a la universidad y requieren que los resultados sean incluidos en el expediente. Además, algunas universidades pueden requerir que un estudiante que aprende en casa tome los exámenes de admisión que administra la universidad para colocar al estudiante en el nivel apropiado de cursos.

Muchos departamentos de admisión requieren que el estudiante que está solicitando admisión escriba una carta describiendo por qué él o ella desea ser admitido. El formulario de la solicitud indicará si esto es necesario, pero es bueno estar preparado para hacerlo. Al preparar su solicitud o la carta, incluya únicamente la información que pide la universidad. Si los funcionarios de admisión desean saber más, ellos se lo harán saber.

Solicitud para la universidad y admisiones

Es buena idea que su estudiante inicie el contacto con las universidades que le interesan dos años antes de la fecha en que desea ingresar, para revisar los catálogos de la universidad y sus solicitudes. Las bibliotecas públicas suelen tener varios catálogos de universidades. Sin embargo, la mayor parte de la información necesaria ahora está disponible por Internet. Los sitios de la universidad están llenos de información útil y también de nombres/números de contacto si tienen preguntas. Las universidades recomiendan fuertemente que las solicitudes se presenten por Internet. Su solicitud será procesada de manera más rápida si usted presenta su solicitud por Internet, y en la mayor parte de los casos, se le avisará si usted omite una pregunta necesaria o si accidentalmente ingresa la información incorrecta. Esto le ahorra tiempo a la universidad y elimina seguimiento innecesario. Las universidades requieren que se cancelen las cuotas de la solicitud. Estas salen en un promedio de $50 o más. Por tanto, usted tal vez querrá limitar la lista de posibilidades y presentar solicitudes únicamente en aquellas universidades en las cuales tiene el mayor interés.

Cuando su estudiante reciba un catálogo, determine cuáles son los criterios de entrada y empiece a prepararse para tomar los exámenes requeridos. Si las subvenciones y becas requieren que se cumplan requisitos de presentar solicitudes o resultados de exámenes, tome nota de las fechas límites que tienen las solicitudes o los exámenes. Algunos exámenes únicamente se pueden tomar en ciertos tiempos durante el año. Además, una universidad puede requerir varias semanas para procesar una solicitud. No sería agradable descubrir que no cumplió con una fecha límite importante.

Cuando se comunique con una universidad, esfuércese por obtener la mayor cantidad de información posible acerca de lo que se espera de parte del estudiante. Si una universidad no tiene una política de entrada para los estudiantes que aprenden en casa (o para los estudiantes “no tradicionales”), y su estudiante no parece caer bajo ninguna de las categorías disponibles, pregúntele a un consejero de admisión cuáles requisitos tiene la universidad para estudiantes que han aprendido en casa. Algunas universidades ahora mencionan sus políticas de admisión para estudiantes que aprenden en casa en sus sitios de Internet. Muchas universidades han admitido y matriculado a estudiantes que aprendieron en casa, pero es posible que exista alguna universidad que nunca lo haya hecho antes y que tendrá que hacer ajustes a sus opciones de admisión para trabajar con usted. Cual sea el caso, no permita que esto cause que usted no presente su solicitud; ¡usted podría ser la persona que le abre el camino a personas que estudiaron en casa y que desean ingresar a la universidad en el futuro!

Si existe un requisito específico que esté previniendo que su estudiante sea un candidato para ser admitido a la universidad, comuníquese con la oficina de admisión. Frecuentemente, se puede eximir a un estudiante de cierto requisito o se puede llegar a un acuerdo. La persistencia a menudo es un factor determinante. Si es necesario, pida hablar con un director de admisiones. él o ella podría solucionar un problema que el consejero de admisión no tiene la autoridad de controlar.

A veces los problemas surgen porque el representante de la universidad no está familiarizado con el estudio en el hogar. Si usted siente que este es el caso, explique, amablemente, los beneficios del estudio en el hogar y cómo funciona. (Usted podría tener a la mano el artículo “Homeschooling Grows Up” del Instituto Nacional de Investigaciones sobre el Estudio en el Hogar, para compartirlo con los representantes de la universidad. Este artículo provee información y resultados de las investigaciones acerca de estudiantes que se han graduado recientemente de una escuela en casa). Reúnase con los representantes para explicar su programa de estudio en casa. Cuando un representante de admisión llegue a conocerlo a usted y entienda que la educación en el hogar es una opción efectiva de educación, él usualmente estará más que dispuesto a resolver los problemas que han surgido.

Exámenes de entrada a la universidad

Las universidades usualmente requieren que un estudiante tome el Scholastic Aptitude Test (SAT) o el American College Test (ACT). El estudiante puede inscribirse rápidamente y fácilmente por Internet, para tomar estos exámenes. Las solicitudes que se pueden enviar por correo postal para tomar los exámenes de entrada se pueden conseguir por medio de las escuelas secundarias locales, las universidades comunitarias y, en algunos casos, en las bibliotecas locales. Algunas universidades comunitarias también sirven como centros de exámenes y los estudiantes que aprenden en casa se pueden inscribir para tomar el examen SAT o el examen ACT allí.

Para ser candidato para la beca National Merit, un estudiante debe tomar el examen Preliminary Scholastic Aptitude Test (PSAT) Esto se puede hacer en el grado 10 o en el grado 11. Un estudiante puede tomar el PSAT en el grado 10 como una práctica, pero únicamente los estudiantes del grado 11 pueden ser escogidos como candidatos para National Merit Scholarship. Las escuelas locales en las cuales se puede tomar el PSAT tienen cierto grado de autoridad para establecer reglas para los estudiantes que tomen este examen. Por otro lado, una escuela que provee el examen SAT o ACT debe seguir los lineamientos estrictos que establece la casa publicadora del examen. Infórmese con la escuela acerca de las reglas que tienen para ofrecerles el PSAT a estudiantes que aprenden en casa. Póngase en contacto con HSLDA si confronta alguna dificultad al inscribirse para el PSAT.

Existen varias maneras de prepararse para estos exámenes. Las páginas amarillas y los periódicos locales tienen listas de cursos privados que proveen exámenes de práctica y sugerencias para tomar los exámenes. Infórmese con las escuelas nocturnas locales, las universidades comunitarias y los centros de educación continuada para ver si tales cursos se ofrecen en su área. Estos cursos ayudarán a hacer que los estudiantes estén más cómodos con el examen y les dan a los estudiantes la oportunidad de refrescar las materias que estarán en el examen. Sin embargo, estas clases no están diseñadas para enseñar una materia que los estudiantes no han aprendido anteriormente. Usted puede considerar emplear a un tutor de SAT para que trabaje privadamente con su hijo. En algunos casos, las cuotas de un tutor realmente pueden ser menores que el costo de tomar un curso.

Infórmese con su universidad para saber cuál examen requiere y la clase de punteos que busca. Si usted está interesado en que su estudiante se prepare independientemente, las bibliotecas y las librerías tienen manuales para estudiar. Ambos exámenes se actualizan periódicamente, de modo que usted tendrá que asegurarse de que el manual de estudio esté actualizado. Usted podría comprar un manual en el grado 8 o 9 para utilizar las listas de vocabulario en el área de ortografía o en otras áreas. También existen recursos electrónicos que ayudan con la preparación para tomar exámenes.

El estudiante también puede tomar los exámenes de entrada a la universidad varias veces y la mayoría de las universidades tomarán en cuenta los mejores resultados. Sin embargo, mantenga en mente que el estudiante estará mejor preparado para tomar los exámenes después de haber completado los cursos de algebra y de geometría, debido al nivel de competencias que requiere la sección de matemáticas. La versión 2005 del SAT también requiere que el estudiante tenga algún conocimiento de matemáticas avanzadas y de trigonometría. Usualmente las universidades combinan los punteos de los exámenes con las calificaciones del estudiante, utilizando una escala correspondiente, para determinar la elegibilidad del estudiante para la admisión. Generalmente, mientras más alto sea el punteo del examen, más flexible será el requisito de GPA. En años recientes ha habido un debate en cuanto a la importancia de estos punteos. Cada universidad determina el valor de los punteos. Por ejemplo, Bob Jones University utiliza los resultados de los exámenes para colocar en cursos únicamente a los estudiantes de primer año. Por otro lado, en Harvard, aunque un estudiante tenga un GPA de 4.0 o un promedio de “A”, podría ser que el estudiante no sea admitido a la Universidad si sus punteos en los exámenes no son altos.

Históricamente, los estudiantes que han estudiado en casa han tenido mejores punteos en los exámenes ACT y SAT que los promedios nacionales.

ACT: (319)337-1270
SAT: (609)771-7600
PSAT: (609)771-7070

Ganando créditos universitarios estando aún en la escuela secundaria

Hoy los estudiantes que aprenden en casa tienen varias maneras de obtener créditos universitarios mientras aún estén en la escuela secundaria: la matrícula doble, cursos de AP, exámenes CLEP y el aprendizaje a distancia.

Matrícula doble: Una opción que utilizan muchos estudiantes que aprenden en casa es matricularse como estudiantes de la escuela secundaria en una universidad comunitaria. Por medio de estos cursos, su adolescente puede ganar créditos de escuela secundaria y de la universidad. Aparte de ofrecer instrucción en las materias que usted no se siente capaz de enseñar, los cursos de la universidad comunitaria le ahorrarán dinero en el futuro si su estudiante ingresa a la universidad y si la universidad le permite transferir sus créditos (infórmese con la universidad de cuatro años que escoja su adolecente para asegurarse de que sus créditos de universidad comunitaria se podrán transferir). Debido a que algunas becas para estudiantes de primer año limitan el número de créditos de matrícula doble, los estudiantes deben tener cuidado de no acumular demasiados créditos y así perder su estatus de estudiante de primer año. Infórmese con las universidades que administran las becas. Sin embargo, si su estudiante va a hacer una transferencia a una universidad de cuatro años en lugar de presentar una solicitud, tener el estatus de estudiante de primer año no será un problema. Los miembros de HSLDA que no están seguros cuáles son las reglamentaciones de su estado en cuanto a la matrícula doble pueden ponerse en contacto con el departamento legal de HSLDA. Para hacer preguntas generales acerca de la matrícula doble, los miembros pueden ponerse en contacto con las asesoras para la escuela secundaria de HSLDA.

Los cursos de colocación avanzada (Advanced Placement o AP): Los cursos de colocación avanzada también se hacen disponibles para los estudiantes que aprenden en casa. Estos son cursos rigurosos que se toman durante la escuela secundaria, pero que se enseñan al nivel universitario. Los cursos usualmente requieren una cantidad extensiva de estudio, lectura y escritura. Existen 34 diferentes cursos AP en 19 áreas, los cuales culminan en tomar un examen estandarizado AP para cada curso. Estos exámenes se toman a nivel nacional durante la última parte de la primavera (usualmente en el mes de mayo). Si un estudiante obtiene un punteo alto en el examen, podrá calificar para recibir un crédito universitario para estos cursos (el punteo requerido varía de universidad a universidad).

Los estudiantes que aprenden en casa pueden estudiar y prepararse para estos exámenes independientemente o matriculándose en cursos AP por Internet. Luego, deben hacer arreglos a través de la escuela pública o de un colegio privado para inscribirse y tomar un examen específico. Estos arreglos se deben hacer mucho tiempo antes de la fecha del examen para que la escuela tenga suficiente tiempo para pedir un examen para su estudiante. Algunas escuelas secundarias públicas son más flexibles que otras en cuanto a permitir que los estudiantes que aprenden en casa tomen los exámenes. Comuníquese con la escuela pública en su distrito en el mes de diciembre o enero para informarse acerca de su política en cuanto a cómo pedir y tomar los exámenes AP. Otra opción es preguntar en un colegio privado en su área. Para obtener más información acerca de los exámenes AP, llame al número (888) CALL-4-AP.

Exámenes CLEP: Otra opción que puede considerar es que sus estudiantes tomen exámenes con el programa de exámenes al nivel universitario (College-Level Examination Program o CLEP). Los exámenes CLEP están diseñados para evaluar el conocimiento que ya tiene un estudiante y así asignarle un crédito universitario. Las universidades en todo el país dan créditos universitarios en base a los punteos CLEP. Muchos estudiantes que aprenden en casa se sorprenden al descubrir cuánto material de nivel universitario ya saben. Los estudiantes también pueden ahorrar tiempo y dinero al estudiar un tema específico por su propia cuenta y luego tomar un examen CLEP para ese tema. Debido a que existen diferencias en cuanto a cuáles exámenes aceptarán las diferentes instituciones, es importante obtener una copia de la política de su universidad en cuanto a los exámenes CLEP, antes de inscribirse para tomar cualquiera de estos exámenes. Para obtener más información, por favor llame al (800) 257-9558.

Aprendizaje a distancia: El aprendizaje a distancia es otra opción con la cual un estudiante puede ganar un crédito universitario. Muchas universidades han establecido departamentos por medio de los cuales los estudiantes que aprenden en casa pueden tomar cursos universitarios por Internet y recibir un crédito universitario. En los sitios de Internet de las universidades los estudiantes pueden obtener información acerca de la inscripción y la lista de selección de cursos que está disponible en cada trimestre. En la mayor parte de los casos, estos créditos se pueden transferir a la universidad de cuatro años a la cual su estudiante escoja asistir.

Becas

Algunas universidades hacen disponibles becas específicamente para estudiantes que estudiaron en casa. Algunas universidades, como Oral Roberts University en Oklahoma y Nyack College en New York, dan becas en base al número de años que el estudiante estudió en casa.

Sin embargo, los estudiantes que aprenden en casa califican para recibir muchas de las mismas becas que están disponibles para estudiantes que han asistido a escuelas tradicionales. Estén conscientes de que los punteos de SAT o de ACT, tanto como los punteos altos en exámenes de colocación avanzada son factores importantes que utilizan las organizaciones al otorgar becas. Las guías extensivas de becas disponibles las pueden encontrar en su librería local, en la biblioteca o por Internet. Algunos ejemplos de guías son www.finaid.org y www.fastweb.org.

Además, los estudiantes que aprenden en casa ahora son candidatos oficiales para recibir ayuda financiera para asistir a la universidad. El Acta de Educación Superior de 1998, Sección 483, hizo la enmienda 20 USCS 1091 (d) para que los estudiantes que fueron enseñados en casa fueran incluidos como una categoría elegible para recibir ayuda. A los estudiantes que aprenden en casa ya no se les exige que tomen un GED o un examen de “habilidad para recibir beneficio” para calificar. Esta legislación fue aprobada por el Congreso y fue firmada por el presidente el 8 de octubre 1998.

Para obtener un folleto de información acerca de la ayuda financiera para la universidad, llame al (800) 433-3243 o visite los sitios www.ed.gov/prog_info/SFA/StudentGuide y www.fafsa.ed.gov.

Conclusión

Ahora, ingresar a la universidad es mucho más fácil para los estudiantes que aprenden en casa que lo que lo era en años pasados. Mientras la escuela en casa se hace una opción cada vez más conocida, más universidades están escribiendo políticas específicas para los estudiantes que aprenden en casa. Algunas universidades activamente están reclutando estudiantes que aprenden en casa, dándose cuenta de que estos estudiantes tienen la tendencia a rendir más en el área académica que el promedio.

Ya sea que usted esté tratando con una universidad que es amigable hacia los estudiantes que aprenden en casa o con una que nunca ha escuchado acerca del estudio en casa, hay dos cosas que usted debe mantener en mente.

En primer lugar, esté preparado. Infórmese bien. Reúna tanta información como sea posible acerca de las instituciones que prefiere. Esté listo para proveer la información que ellos solicitan.

Como segundo punto, sea persistente. La persistencia usualmente vale la pena cuando se trata con personal universitario. Si usted confronta obstáculos en cualquier momento del proceso, busque alternativas creativas. Una respuesta de “No”, no siempre significa que no hay salida. Comuníquese con HSLDA si necesita ayuda.

Para recibir información adicional sobre este tema, por favor póngase en contacto con Home School Legal Defense Association. 540.338.5600, servicios@hslda.org Permission to reprint granted.