Puerto Rico
HOME | LAWS | ORGANIZATIONS | CASES | LEGISLATION | COMMON CORE | LEYES EN ESPAÑOL
Puerto Rico

Febrero 2016

La escuela en el hogar en Puerto Rico: Preguntas frecuentes

Compiladas por Home School Legal Defense Association


  1. ¿Por qué los padres enseñan en casa?

    Aunque la educación en el hogar no es una opción educativa nueva, no llegó a ser bien conocida hasta la década de los 1990, después de que su éxito por más de diez años causó un crecimiento rápido en el número de niños que estudiaban en casa. Solamente en Estados Unidos, actualmente hay aproximadamente 1.7 millones de niños estudiando en casa.

    Existen muchas razones por las cuales los padres están escogiendo enseñar a sus hijos en casa en vez de enviarlos a instituciones académicas. Muchos desean proveer para sus hijos una educación religiosa, otros se preocupan por la seguridad y por los valores en las escuelas públicas y otros desean cubrir las necesidades específicas de niños superdotados o niños con discapacidades de aprendizaje. Aunque varían sus trasfondos y sus razones por las cuales enseñan en casa, la mayoría de estos padres creen que sus hijos aprenden de mejor manera en un ambiente íntimo familiar, con un programa que se dirige a las áreas fuertes y a las necesidades de los estudiantes, en vez de en un ambiente institucional impersonal.

  2. ¿Es legal la educación en el hogar en Puerto Rico?

    Sí. Aunque la ley de Puerto Rico requiere que los estudiantes entre las edades de 6 y 18 años asistan a la escuela pública, la asistencia en la escuela pública no es obligatoria para aquellos que reciben educación en escuelas establecidas bajo los auspicios de entidades no gubernamentales. La ley no define claramente ni regula las escuelas de entidad no gubernamental; la única escuela de este tipo a la cual se le exige obtener una licencia de parte del Consejo de Educación de Puerto Rico (CEPR) es una escuela académica primaria o secundaria que declara, promete, anuncia o expresa su intención de otorgar grados, certificados, diplomas, o licencias. La mayor parte de los padres que enseñan en casa lo hacen como escuelas de entidad no gubernamental. Ya que ellos utilizan los expedientes académicos, en vez de los diplomas, para demostrar la educación de sus hijos, estas escuelas en casa no necesitan obtener una licencia.

    El Departamento de la Familia, a través de la Administración de Desarrollo Socio-Económico de la Familia, que administra el programa de asistencia nutricional y financiera para familias indigentes, puede pedir que las familias cumplan un requisito académico para calificar para el programa. El departamento reconoce que la escuela en el hogar es una alternativa válida para cumplir este requisito.

    No existe ningún precedente judicial en Puerto Rico relacionado al estudio en el hogar.

  3. ¿A las escuelas en casa se les exige cumplir con requisitos que harán que los padres califiquen como maestros y con requisitos de exámenes?

    No. Si una familia enseña a sus hijos en casa como una escuela de entidad no gubernamental y que no otorga certificados, diplomas, grados o licencias, no existen regulaciones ni requisitos con los cuales deben cumplir.

  4. ¿Necesita Puerto Rico una ley de educación en el hogar?

    No. La ley en Puerto Rico es clara cuando dice que los que enseñan en casa pueden calificar como escuelas de entidad no gubernamental. Cualquier ley adicional solo serviría para introducir regulaciones de estudio en el hogar, y las regulaciones del gobierno—sin importar cuán buenas sean las intenciones—siempre restringen la libertad.

    El estudio en casa funciona porque permite que los padres adapten individualmente la educación de cada uno de sus hijos, sin los límites que son impuestos por la centralización y estandarización, los cuales son inherentes en la escuela tradicional. Cualquier regulación restringiría de alguna manera esta libertad, ya sea al descalificar a algunos padres inicialmente para que ya no puedan enseñar en casa, o controlando qué y cómo enseñar a los niños o exigiendo que los padres pasen tiempo tratando con la burocracia en vez de estar enseñando a sus hijos. Al escoger enseñar en casa, los padres han tomado la responsabilidad directa de educar a sus hijos y prepararlos para ser buenos ciudadanos; no hay razón para que el estado les imponga regulaciones.

  5. ¿Han habido intentos de reglamentar la educación en el hogar en Puerto Rico?

    Sí. El más reciente fue el Proyecto del Senado 793, que fue introducido en el año 2015. Este proyecto hubiera requerido que los padres presentaran, anualmente, una declaración de su intención de enseñar en casa, ante un notario, proveyendo los nombres completos y las edades de los niños que estarían siendo enseñados en casa y su parentesco con la persona que está presentando la declaración. A los padres también se les hubiera exigido proveerle al gobierno su edad, oficio y el nivel más alto de educación y también presentar una lista de todas las materias que estarían enseñando en su escuela en casa.

    Sin embargo, estas regulaciones innecesariamente onerosas, que infringen la privacidad de las familias, no eran el problema primordial del proyecto. El Artículo 4 declaraba que la educación en el hogar debía ser “adecuada” y “eficiente”, sin definir estos términos vagos. En vez de ello, al Consejo de Educación de Puerto Rico (CEPR) se le hubiera dejado el poder, sin límites, de tomar decisiones en cuanto a la educación de un niño—incluyendo la decisión de matricular a un niño en una escuela—si el consejo creyera que el niño no está recibiendo una educación satisfactoria en su hogar. El Proyecto del Senado 793 no proveía un proceso para que los padres pudieran apelar tal decisión del consejo.

    Cientos de familias con escuelas en casa se opusieron al proyecto, visitando las oficinas de los senadores personalmente y pidiéndole a cada senador que votara en contra de la intrusión inconstitucional en la libertad del estudio en el hogar del P. del S. 793. Ellos presentaron 11,000 firmas en una petición dirigida al autor del proyecto, el Hon. Cirilio Tirado, pidiendo que retirara el proyecto. Diecinueve organizaciones de estudio en casa, incluyendo HSLDA, expresaron su oposición formal al proyecto.

    Aunque el proyecto fue enmendado en un intento de mitigar la oposición, aún hubiera requerido que los padres le proveyeran al gobierno información privada en una declaración anual de intención

  6. ¿No son necesarias las regulaciones para asegurarse que los niños que estudian en casa reciban una educación buena?

    No. Varios estudios nacionales demuestran que los estudiantes que aprenden en casa rinden mucho más que el promedio en los exámenes estandarizados, aunque sus padres no tengan títulos universitarios ni cualificaciones de maestro. Muchas universidades, incluyendo la Universidad de Puerto Rico, aceptan a estudiantes que se graduaron de una escuela en casa, así dando fe de la preparación cuidadosa que han recibido los estudiantes de parte de sus padres.

    Al contrario, a pesar de que el gobierno de Puerto Rico regula las escuelas públicas, hasta 40% de los estudiantes matriculados no asisten a la escuela en un día determinado.

    Los padres tienen varias ventajas que las escuelas tradicionales no tienen: la libertad, un número más pequeño de estudiantes para cada maestro, un conocimiento íntimo de las áreas fuertes y las necesidades de los niños y un compromiso al bienestar de sus hijos. No importa cuál sea su trasfondo educativo, los padres pueden determinar exitosamente el curso de estudio de sus hijos, obtener material didáctico, enseñar y evaluar a sus hijos y decidir cómo cubrir las necesidades de aprendizaje especial. No necesitan regulaciones para asegurarse de que sus hijos sean enseñados exitosamente.

  7. ¿Home School Legal Defense Association ayuda a familias que enseñan en casa con la verificación de la asistencia escolar para obtener beneficios del gobierno?

    Sí. Los miembros de HSLDA que enseñan en casa en Puerto Rico pueden ponerse en contacto con nosotros y nosotros proveeremos una certificación de estudio en el hogar y la enviaremos al trabajador social. Los siguientes detalles se requieren para la certificación:
    • El nombre completo y número de Social Security de la persona que recibirá los beneficios,
    • El nombre completo, el grado, y el número de Social Security de cada estudiante que aprende en su hogar,
    • El nombre y la dirección del trabajador social y su número de fax, si está disponible.

    Nuestras certificaciones son respaldadas por la disponibilidad de nuestro abogado local en Puerto Rico. Por muchos años, HSLDA ha provisto certificaciones de estudio en el hogar para el Departamento de la Familia (ADSEF) y también para otras agencias del gobierno y programas, tal como el Programa de Asistencia Médica (“tarjeta de salud”) y el Plan 8 (incentivo para vivienda).

  8. ¿Cómo atiende HSLDA los contactos de parte de sus miembros que no hablan inglés?

    HSLDA tiene en su personal un intérprete para miembros que hablan español. Además, HSLDA utiliza Tele-interpreters, un servicio que se conecta con intérpretes y nos permite ayudar a nuestros miembros en muchos idiomas. El servicio ha sido extremadamente rápido y confiable. El idioma no debe ser una barrera para aquellos que desean hablar con un representante de HSLDA.

  9. ¿Dónde puedo encontrar información adicional?

    Visite el sitio de Home School Legal Defense Association, www.hslda.org, para leer, gratuitamente, información acerca de las leyes de educación en el hogar, acerca de cómo enseñar en casa y para encontrar recursos locales y apoyo.

    A las familias que enseñan en casa se les anima a hacerse miembros de HSLDA para recibir asesoría personal de parte de nuestros abogados y de nuestras asesoras educativas. El presidente de HSLDA, Mike Smith, y su asistente, Melissa Covey, son el equipo legal asignado para asistir a nuestras familias miembro que están enseñando en casa en Puerto Rico. El licenciado de San Juan, Carlos Pérez-Sierra, trabaja junto con HSLDA para proveer asesoría legal local. Infórmese acerca de la membresía de HSLDA en www.hslda.org/espanol o llame al número 540-338-5600.